Jaizkibel

Otro de los rincones de Hondarribia que no hay que dejar de ver, son los acantilados del monte Jaizkibel. Las vistas al mar son estupendas y además, en nuestra visita podemos encontrarnos con caballos paseando a sus anchas por las amplias campas existentes.