Archivo

Paseo por Bilbao

El día acompañaba… era un esplendido día de primavera, ideal para dar un paseo por Bilbao, concretamente por la orilla del rio Nervión. Esta zona ha cambiado totalmente su aspecto desde mediados de la década de 1990, debido al proceso de desindustrialización que se llevó a cabo. Esta modernización ha dado paso a edificios como el Museo Guggenheim, el Palacio Euskalduna, el puente Zubizuri o la torre Iberdrola, aún en construcción.

Comenzamos nuestro paseo en el Ayuntamiento.

Avanzamos y nos encontramos con las torres Isozaki, junto al puente Zubizuri diseñado por Calatrava.

Seguimos hasta llegar al imponente Museo Guggenheim.

Unos metros más adelante la torre Iberdrola de 165 metros de altura, que según está previsto, se acabará de construir para comienzos del próximo año.

Continuamos hasta el Palacio Euskalduna.

Y para finalizar con nuestro paseo y “alejándonos” del rio, llegamos a los jardines de Doña Casilda, ideal para relajarse a la sombra de un árbol.

Caida de los Romanos

Se acaba la Semana Santa y comienza la Semana de Pascua, toca volver a la rutina….pero antes, hoy domingo de resurrección se celebraba el último acto importante en Hondarribia, la caida de los romanos. Eran las 10 de la mañana cuando entraban en una iglesia llena de gente, a pesar de que fueran llovía bastante. Ya dentro se producía dicha escenificación, a lo que corresponde esta imagen que os muestro.

Procesion de Hondarribia

Tarde de Viernes Santo. Cita obligada en Hondarribia para ver la procesión y como siempre, muy pendientes del tiempo, que nos da una tregua y tímidamente aparece el sol. Cientos de personas esperan pacientemente en las calles para ver las diferentes escenas de la procesión. A su paso un profundo y respetuoso silencio, solo “enturbiado” por los “clicks” de los fotógrafos que querían inmortalizar el momento.

Añoranza

Primer día de vacaciones de Semana Santa y la tarde de ayer jueves se mostraba espectacular, ideal para pasear por la playa, por el espigón o por los paseos. Mucha gente aprovechó y, después de unos días bastante revueltos, no dudó en disfrutar a la orilla del mar. Esta joven también disfrutaba, pero quizás tenía una pequeña añoranza de “libertad”.